Emociones en videojuegos

Los videojuegos nos hacen sentir mil emociones, desde las más hermosas, las tristes, las más oscuras o impulsivas que desconocíamos que teníamos.

Personalmente, los videojuegos han sido mas que una forma de entretenimiento, he conocido grandes amigos en mundos que siquiera existen físicamente, he compartido, ayudado y acompañado a muchos a lo largo de mi camino, he conocido gente mala también, que solo pensaron en si mismos y en su propio progreso, he conocido grandes líderes, he llegado a serlo también, he logrado lo que muchos no han alcanzado, y me llena de orgullo el hecho de siquiera haberlo logrado, de luchar codo a codo con muchos compañeros, o luchar solo para ayudar o salvar la vida a alguien.
Tal es un gran ejemplo juegos como Lineage2, donde no importaba que tan malo jugabas o que tan poco equipamiento tengas, siempre podías conocer a alguien con quien luchar o hablar de mil cosas fuera de tema que no sea el juego, ya que, es un mundo que si existe, que hay miles y miles de personas que, viven una vida allí, en mundos virtuales que tal vez algunos no sobrepasen los 60 minutos allí, pero existen, y todos por poco o pequeños que sean, han dejado su marca, en asedios, en raids(Boss) en instancias, en clanes, alianzas, grupos, amigos… tal es como sucede también en Guild Wars 2, donde no necesitas hablar el mismo idioma para tener un fiel compañero que te defenderá hasta su último aliento, sin correr, sobreviven o mueren, pero siempre juntos, sin abandonar a nadie.

He llegado a sentirme realmente solo y asustado en juegos como Outlast, donde solo por curiosidad, nos terminamos metiendo en un infierno, el cual, no hubo una salida, no hubo una forma de poder irme de aquel oscuro y lleno de maníacos con hambre de matar o hacer sufrir a su siguiente víctima, te aterras al saber que están tan cerca de encontrarte y matarte, así como también he sentido como un espectro me busca para quien sabe qué en la saga Fear, lo que dio como resultado un escalofriante desenlace donde sería muy complicado de entender amenos que realmente prestes atención a detalles, que te hacen ver lo terrible que puede ser el mundo con cosas desconocidas.
Además de sentirme extasiado de adrenalina aunque también intrigado por lo espiritual con el título Jericho, donde pasar mi alma de cuerpo en cuerpo tan rápidamente es tan fácil aunque esos demonios apocalípticos no te lo ponen nada fácil.

He llegado a sentirme lleno de furia y rabia al destruir tiranos y personas malas que han hecho tanto daño a personas inocentes, como en Dishonored, como cuando un grupo de conspiradores matan a su reina solo por la corona, frente al único hombre que quiso protegerla, el mismo que luego todos piensan que fue el causante, y dejando a una pobre niña sin su madre, la furia y ansias de derramar la sangre de los culpables te recorre en el torrente desatando la bestia interior, sin ninguna compasión ni remordimiento por tus actos, tan solo, hacerles pagar por todo, teniendo bien en cuenta, que luego de la venganza, esta te convierte en tu enemigo, sabiendo que luego de que todo termine, nada cambia, y que no eres menos sanguinario que tus enemigos.

Sentir mucha tristeza, en Bioshock Infinite por un hombre que fue obligado por sus generales, a matar a cientos y miles de personas inocentes, cometer un gran error de pagar una deuda con su hija, pagársela a el mismo, pero con otra locura, y sentir la enorme angustia de que para que su hija no sufra, debe pagar de otra forma, muy cara.
Lo que se siente es tan indescriptible, que es complicado de poder explicarlo, fácilmente comparable con una persona que ha estado a tu lado en las buenas y en las malas, que ha pasado muchas cosas, y que al final, todo se vuelve efímero.

Podría seguir y describir mil emociones y sentimientos que los videojuegos general, pero solo una cosa se puede decir como conclusión, y es que los videojuegos, no son un simple juguete virtual como muchos creen, para muchos, es una forma de vida, un lugar a donde escapar de la realidad, y convertir ese mundo en su mundo real, para muchos es una forma de seguir adelante, de ayudarse a mejorar, de aumentar capacidades, de curar, en definitiva, de VIVIR.

 

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *